Dos años después ¡DORMIMOS!

Desde hace dos años y un poco más, con la llegada de nuestra peque, en casa no se duerme igual, de hecho ha habido una época en la que no se dormía apenas.

No se si os ha pasado, a los que habéis tenido niños con el sueño difícil (por decirlo de algún modo), pero pasé una época en la que incluso yo rechazaba la hora de ir a “dormir”, sabía que cuando por fin estuviera dormida profundamente, oiría un llanto despertándome.

Después de muchísimo esfuerzo y el doble de paciencia conseguimos que la pequeña Cleo llegara a despertarse, solo una o dos veces durante la noche, así que medio colechábamos. Al acostarla la ponía en la cuna al lado de nuestra cama, y cuando se despertaba si no lograba dormirla, se venía a la cama con nosotros, casi todas las noches.

He de reconocer que cuando estaba embarazada de ella, la idea del colecho me fascinaba, pero a medida que la pequeña ha ido creciendo, mi amor por el colecho ha ido decreciendo, y es que dormir en 5 cm2 sin apenas moverte o despertarte con una patada en todo el ojo o por un tirón de pelo,etc. Deja de ser agradable cuando llevas tanto tiempo queriendo dormir del tirón, y después de la época que habíamos pasado, a mi también se me había alterado el sueño y por cada despertar me desvelaba con facilidad.

Así que decidimos dar el paso y pasarla a la otra habitación, sabía que me tendría que levantar, pero estaba dispuesta, creía que así se acercaría el día de poder dormir a pierna suelta en mi cama.

Y en todo este proceso han habido dos factores que se han juntado, el embarazo y el inicio de un nuevo trabajo para mi.

Con lo estupendamente bien que me está sentando el embarazo y con el estrés de empezar en un lugar nuevo, no me vi capaz de aguantar, el hecho de levantarme casi todas las noches para cambiar a mi hija de cama, aunque fuera solo una vez.

Así que si, volvemos a colechar, y colechamos tanto que ya es la noche entera, he de decir que el colecho completo (por llamarlo de algún modo) ha hecho que mi hija sea capaz de dormir tooooooda la noche del tirón, y eso es un logro enorme para nosotros, pero la que duerme es ella, nosotros nos adaptamos, que dormimos mas eso si, pero eso de dormir bien ya son otras palabras.

Lo que me alegra, es que he conseguido que mi hija sea capaz de dormir del tirón toda la noche, no son quizá el 100% de ellas, pero si la mayoría, además con ello me ha ido ligado el tiempo de la siesta, es capaz de hacer tres horas seguidas.

Y es que ya lo dicen, que cuanto más duermes más sueño tienes.

Ha sido un largo camino, pero ya puedo decir que mi hija duerme 😀

la foto
Y vuestros hijos ¿por fin os duermen?

Anuncios