32 Semanas de embarazo

He cumplido 32 semanas de embarazo, lo que vienen siendo ya 8 meses, así que antes que me de cuenta estaré intentando controlar las respiraciones en el paritorio.

Quería hacer un breve resumen de cómo me sientan estos 8 mesazos, ya que en el anterior embarazo me encontré tan tan bien que no hice ninguna valoración, ni siquiera de los “peores” meses.

En este como ya he comentado está siendo distinto, y me empiezo a identificar con las “críticas” del embarazo a pie de calle.

Así me siento yo:

  • Respiración: A estas alturas, es habitual ver que me falta el aire cuando doy largas explicaciones, de hecho, vino alguien nuevo a trabajar y yo fui quien tenía que enseñarle las cosas, cada dos por tres tenía que pararme a coger aire. Y es que mi pequeñín ya está bastante crecidito, lo que provoca una compresión en los pulmones. Además de ello he empezado a notar más a menudo la rinitis del embarazo, es algo meramente hormonal y que desaparece después, pero…que incomoda es!!
  • Comidas:Al final me han puesto a dieta, por estar cogiendo demasiado peso, llevo 11kg, me han puesto una dieta de 1800kcal. Que sinceramente no sigo… Lo que si estoy haciendo es intentar no picar entre horas como hacía hasta ahora,y además opto por comer más verdura y menos carbohidrato, y de momento he conseguido no seguir engordando, llevo desde que empecé a “mirarme” las comidas manteniéndome en el mismo peso (Un aplauso ;P).      Además de ello sigo con el suplemento de hierro por anemia del embarazo.
  • El descanso:Descanso perfectamente cuando tengo controlada la rinitis, y lo haría mejor si mi hija se moviera menos en la cama (el colecho del que os hablé la semana pasada).
  • Agilidad:Pues a estas alturas, la agilidad brilla por su ausencia, he de decir que antes del embarazo la agilidad no era tampoco mi fuerte.
  • Eliminación: Por llamarlo de algún modo… Así como en el anterior embarazo debía controlar el estreñimiento, en este no me hace falta, debido al estreñimiento de mi hija pues todos los de la casa hacemos una dieta rica en fibra 😉. Y mi vejiga está siendo presionada constantemente por mi hombrecito, así que si no me encontráis…buscarme en el baño, pipi va y pipi viene.
  • En el trabajo:He vuelto al mundo laboral estando embarazada, con los tiempos que corren ahora, no le puedes decir que no a las oportunidades que surjan. Así que me paso varias horas de pie, me agacho un millón de veces y subo y bajo escaleras, todo esto lo llevaba bien hasta ahora, pero he de reconocer que este último mes (con el agravante de que se ha estropeado el aire acondicionado) con el peso de la barriga, se me esta haciendo eteeeeerno.

¿Que tal os están sentado vuestros embarazos?

Un abrazoo!!

la foto

Anuncios

El día P

La noche anterior me la pasé con contracciones, incluso pensé que de ahí ya no pasaba, que me faltaban muy pocas horas paras entrar al hospital y verle la cara a mi pequeña fierecilla.

Pero no fue así, me dormí y descanse plácidamente toda la noche, me desperté decepcionada, pues faltaban cuatro días para cumplir las 42 semanas de mi embarazo, y no me atraía la idea de que me lo provocaran.

Esa mañana me visitó la ginecologa y me dió hora para provocarme el parto, y milagrosamente esa tarde volvieron las contracciones, tanto que a las 11 de la noche ya estábamos en el hospital con mis dolores, dolorosísimos cada 3 o 4 minutos, estuve en el paritorio horas, incluso pensé que quizás había acudido demasiado pronto, pero en fín ya estaba allí, y no me iba a ningún lado sin mi pequeña por fin en brazos.

Sigue leyendo

Miedos a pocas horas del día P

La impaciencia por el parto me puede, en breve voy a salir de cuentas, y desearía ¡haber salido ya! Pero supongo que una prueba más para ser madre es la de la paciencia, así que intento mantenerla todo lo que puedo.


A pesar de las ganas que tengo de que salga ya mi niña, cuando me paro a pensar en cómo será mi parto, no puedo evitar que me entre algo de miedo. Sigue leyendo