La sonrisa de Cleo

Con una recién nacida y un traslado por medio he tenido ocupado todo mi tiempo, y aún así tenemos la casa todavía llena de cajas. Estamos empezando una nueva vida, en familia.

La verdad que lo de ser madre te lo pueden explicar mil y una vez, con las mejores palabras del mundo, pero nada, absolutamente nada tiene que ver el que te lo cuenten a vivirlo, es la experiencia más intensa que cualquier persona puede experimentar (al menos bajo mi punto de vista) es tan duro y gratificante a la vez.

Llevo ya casi tres meses conociendo a mi hija, y ella a mi, intentando averiguar a que se deben sus lloros, sus sonrisas, movimientos, etc. Y a estas alturas ya los estoy descifrando, supongo que nos pasa a la mayoría de mamás primerizas que nos miramos y remiramos a nuestros pequeños muchísimas veces.

Una de las cosas que nos ha incomodado durante este tiempo ha sido el estreñimiento de mi hija, si, yo le llamo así, los médicos dicen que es pseudo-estreñimiento, falso estreñimiento o disquecia del lactante, inmadurez, etc. Porque al estar con lactancia materna me dicen que no puede tratarse de estreñimiento. En fin, mi hija hace las heces más duras de lo normal, se puede pasar noches enteras intentando sacarlas y ha llegado a estar hasta una semana sin hacer deposiciones, así que su “afección” la he bautizado con el nombre clásico… Sigue leyendo

Anuncios